Menú Cerrar

Reforma Tributaria, o “al caído, caerle”

Paro Nacional el 28 de abril

Pretendiendo ocultar el sol con un dedo, el gobierno de los eufemismos promueve su tercera y más regresiva reforma tributaria con ampulosos títulos como “Ley de Crecimiento, de Financiamiento, y Solidaridad Sostenible”.  

El nuevo “paquetazo” golpea a los más desprotegidos, a las clases medias y bajas, a los pensionados, al agro y la industria nacionales y, como siempre, directa e indirectamente, a la cultura y a los artistas, mientras favorece a los poderosos y los grandes monopolios nacionales y mundiales, siguiendo los lineamientos trazados por organismos internacionales, saludados con beneplácito por algunos, como la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) o el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

El eufemismo continúa, como sucedió con las pensiones donde se intenta acabar con este derecho reemplazándolo con los Beneficios Económicos Periódicos (BEP) y, ahora, cacareando su supuesto carácter social, reemplazar el justo reclamo por una verdadera renta básica para la población, por programas como Ingreso Solidario, que no entrega ni un dólar diario por persona y está focalizado en ínfimos porcentajes poblacionales y con fórmulas de asignación manipulables.  

Según el gobierno, la “solidaridad sostenible” se manifiesta pasando las materias primas para alimentos de exentas a excluidas o cuando, con el pretendido “impuesto verde” (más eufemismos), se le suba el IVA del 5% al 19% a la gasolina y el diesel, con el consecuente encarecimiento del transporte público y de carga y, consecuentemente, suban todos los productos estén o no estén en la mal llamada “canasta familiar”. 

La “solidaridad sostenible” también significa la ampliación de la base contributiva, el incremento de las tasas y la eliminación de la mayoría de rentas exentas y deducciones (como ahorro en fondos de pensiones, personas a cargo, pensiones, intereses de vivienda, cuentas para el fomento a la construcción -AFC). Se prosigue prodigando solidaridad con la tributación de pensiones y una futura doble tributación, con el gravamen al ahorro en los fondos de pensiones. La solidaridad también será  poner a las familias a pagar IVA del 19% sobre servicios públicos. 

Eso sí, los déficits fiscales se pueden agravar sin problema  y no requieren de cortinas de humo eufemísticas si ello implica darle beneficios a los grandes inversionistas y a los extranjeros, mientras sistemáticamente se desprotege la producción nacional. Los productores nacionales de los bienes “exentos” tendrán que pagar IVA sobre los insumos que necesiten y, lógico, se libera de ésta carga completamente a los productos importados; o sea que se le pone arancel a los nacionales mientras a los extranjeros no se les aplica. 

Históricamente, el arte y la cultura han sido desprotegidos y abandonados a su propia suerte por los gobiernos nacionales. En la actualidad ha sido uno, si no el sector más afectado, por la pandemia. El cierre de teatros, museos, salas de cine, espectáculos públicos, galerías, bibliotecas, etc., y la imposibilidad de trabajar, los ha enfrentado al hambre, la desesperanza  y la desesperación ante la indiferencia  de las autoridades. Las medidas del gobierno han reforzado la política de economía naranja, despojándolos de sus derechos, obligándolos ha convertirse en “emprendedores”, endeudarse, “reinventarse” y tercerizarse, mientras se siguen ampliando las gabelas a las transnacionales del espectáculo y la información. 

Todas estas medidas afectan en lo general, directamente a la entera cadena de producción artística y cultural, sean empresarios, técnicos, colectivos, agremiaciones y asociaciones, o individuos, pero también se proponen medidas que tratan específicamente  y lesionan al sector cultural en particular, reforzando los lineamientos de la economía naranja.  

Con la misma lógica y ya que están bien caídos, la reforma “solidaria”, pretende golpear y despojar de lo poco obtenido hasta ahora por algunos sectores del campo cultural, como los realizadores audiovisuales. Dentro del articulado de la tributaria se acaba con la cuota parafiscal por boletería en los cines para el sostenimiento del Fondo de Desarrollo Cinematográfico (FDC), cuyo sostenimiento será supeditado al presupuesto nacional y a los criterios clientelistas e ideológicos del gobierno de turno, que decidirá quienes son los “beneficiados” y, por ende, tendrá control sobre los  contenidos. Al mismo tiempo desaparece la presentación obligatoria de cortos nacionales. Sólo ganan los exhibidores y las multinacionales Over The Top(OTT), desregularizadas y destazadas, y se cierra la posibilidad legislativa para que aporten  a la cuota para el desarrollo cinematográfico y tributen en el país donde realizan pingües negocios. 

Adicionalmente, se pone a tributar aún más a los caídos artistas (Artículo 57) al darle mayor alcance a la tarifa de retención del 20% actual que se paga sobre prestación de servicios o beneficios provenientes de “compensaciones por servicios personales, o explotación de toda especie de propiedad industrial o del “know-how”, prestación de servicios, beneficios provenientes de propiedad literaria, artística y científica, explotación de películas cinematográficas y explotación de software, servicios de publicidad o mercadeo prestados en o desde el exterior…”  

Invitamos a todos los integrantes de la cadena de producción de las artes y la cultura, los empresarios, técnicos, las asociaciones, grupos teatrales, músicos, literatos, artistas plásticos, bailarines, y demás miembros del sector, a que se vinculen a las actividades y movilizaciones programadas por el Comité Nacional de Paro, los sindicatos y las organizaciones sociales a nivel nacional y local. 

Invitamos a todos ellos y a los artistas organizados o independientes, así como a toda la ciudadanía a decir ¡ BASTA ¡ NO MÁS, ya nos han atropellado demasiado. Cada crisis es utilizada para generar nuevos atropellos y profundizar la problemática de la gente, y la sanitaria actual para, además, silenciarnos. Participemos  del cambio y el 28 hagamos un alto en el uso de redes y que no se usen con otro propósito sino para decir #NO MÁS! ; #NO MÁS ATROPELLOS, #NO MÁS LÍDERES ASESINADOS, #NO MÁS ECONOMÍA NARANJA, #NO MÁS ABANDONO, #NO MÁS PUPITRAZOS…. #NO MÁS! 

Alzaremos nuestra voz contra las regresivas y antipopulares medidas que golpean las condiciones de vida, el trabajo, la producción, la dignidad, y la cultura nacionales.  

El 28 de abril los caídos y los desheredados nos pondremos de pie. 

Unidad Nacional de Artistas-UNA 

Abril 20, 2021  

Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X