Menú Cerrar

Felipe Buitrago, el gato cuidando a los ratones

24 de diciembre de 2020

Siguiendo la ley de Murphy, cualquier situación susceptible de empeorar, empeorará.

No bastaba que tuviésemos como Ministra de Cultura a Carmen Vásquez que ha venido implementando contra todas las protestas y propuestas del sector la catastrófica Economía Naranja, haya entregado la cultura en manos de los monopolios del entretenimiento y las Over The Top (OTT), haya desatendido las necesidades más urgentes y básicas de los artistas y toda la cadena productiva de la cultura, antes y durante la pandemia, y haya feriado la soberanía cultural y reforzado el modelo de maquila cultural.

Ahora Duque nombra como Ministro a su “amigote”, Felipe Buitrago, economista de la peor escuela neoliberal del país, ex asesor, junto a Duque, del Banco Interamericano de Desarrollo -BID-, donde juntos elaboraron una especie de power point sobre la Economía Naranja, que pretendieron hacer pasar por “libro”. En él promulgaban, a son de clarines y trompetas, el advenimiento de este modelo neoliberal para entregar en manos de los monopolios internacionales las políticas rectoras de la cultura, acabando con la soberanía cultural, y terminar de convertirla, definitivamente, en una mercancía para el goce y beneficio de las grandes empresas internacionales multimedia, despojándola de cualquier valor analítico, crítico o pensante.

En su patético rol como Viceministro de Economía Naranja, Buitrago, prepotentemente, se ha convertido en el adalid de todas las políticas lesivas para el sector, del desprecio a sus actores, de la entrega del patrimonio cultural material e inmaterial, de la especulación financiera y urbana como eslabón indispensable de la cultura, y en jinete apocalíptico, ángel vengador, para exterminar y arrasar con cualquier expresión cultural o artística independiente nacional.

Seguramente, durante la época navideña y la pandemia, portadora de más de un virus, era el único momento de intentar encumbrar este personaje sin la movilización y protesta nacionales. El aguinaldo lo reciben las multinacionales del entretenimiento y las comunicaciones. Para los artistas, la cultura y toda su cadena productiva, el regalo será más de lo mismo. Al fin y al cabo, al que no quiere caldo, se le dan dos tazas.

Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X